¡Adiós al protocolo!