Ha llegado el tiempo de decirle adiós a las mechas californianas pues lo que está causando furor este verano es el balayage, una nueva técnica para darle al cabello un aspecto luminoso, como besado por el sol, ideal para esta temporada de calor.
El especialista en el tema, el estilista Abraham Jiménez, respondió por qué es tan popular en las ciudades más fashion de Estados Unidos donde las celebridades ya lo están usando.

salón de belleza

El balayage
es menos agresivo
Explicó que el término balayage proviene del francés y es la palabra que utilizan en ese país para referirse a los reflejos del cabello.
Empezó como una técnica para barrer el color de una manera menos agresiva que una
decoloración completa.
Con el tiempo ha evolucionado hasta llegar a ser una técnica de iluminación y por su forma de aplicarse permite que el resultado sea muy natural.
Tiene la ventaja, además, de que puede combinarse con otras técnicas (flamboyage y baby ligths, por ejemplo) dándole un toque personalizado al cabello. Lo que hace que el balayage sea tan famoso este año es porque esta temporada lo natural es lo más in.
“El tiempo de realización varía dependiendo de la cantidad y largo del cabello, pero por lo general es de hora y media aproximadamente”, mencionó Abraham.
En cuanto al color permanece por alrededor de diez semanas sin perder intensidad y, a pesar de que en este tiempo el cabello crecerá, al ser un degradado muy progresivo no se necesitará
retocar la raíz.

salón de belleza

Diferencia con las
mechas californianas
Son dos técnicas distintas, aclaró el estilista, ya que en las mechas californianas se pasa de un tono de raíces y medios a otros de medios a puntas con una degradación, para no tener un corte entre cada tono.
Por el contrario, el balayage permite una degradación a partir de unos centímetros de la raíz hasta las puntas obteniendo así un degradado progresivo y muy sutil.
“La finalidad del balayage es dar un look muy fresco y natural que hará brillar tu cabello destacando las facciones del rostro”, finalizó Abraham.