Escoger la música de bodas correcta para que el festejo de boda sea un éxito es una decisión importante, porque puede ocurrir lo contrario.
La selección depende también del tipo de boda, la edad y la personalidad de los novios.
Por supuesto que si la música es para la celebración religiosa es muy suave, preferentemente instrumental, aunque en ocasiones se permite que haya algún cantante, principalmente de canciones sacras. La música clásica también se puede utilizar.
Sin embargo, hay que investigar sobre las reglas que rigen en la
parroquia.
En la fiesta todo debe ser diversión, adiós al protocolo y que empiece la ceremonia de la liga, ya que el novio está ansioso, así como ella, de que su ramo alce el vuelo.
Generalmente, la pareja, si es de edad, prefiere la música de su época, incluso hay quienes contratan la música de las grandes bandas o de orquesta para amenizar, aunque no es una excepción, pues generalmente buscan complacer a la mayoría de los invitados con un repertorio de canciones de antaño y éxitos del momento.
Cuando los novios son jóvenes se inclinan por la música variada y de moda, de diferentes géneros, agregando un show para divertir.
Actualmente, los DJ se han colado a las bodas y celebran con sus mejores remix.
Los grupos también suelen ser los más solicitados, a los que se les informa con tiempo sobre la música que quieren en su fiesta.
Es recomendable que durante la cena se le baje el volumen y se opte por temas instrumentales o tranquilos.
En cuanto a la pieza que bailarán los recién casados, es muy importante que sea la que signifique mucho para ambos.
En el playlist para la fiesta deben ser claros sobre lo que no quieren y lo que les gustaría para que los invitados llenen la pista y hasta terminen con los zapatos en la mano de tanto bailar.